Grúas de piscina para superar cualquier obstáculo acuático

Grúas de piscina para superar cualquier obstáculo acuático

En el día a día, una persona con capacidades diferentes cuenta con muchas situaciones en las que no puede acceder a ciertos lugares. El resto no suelen darse cuenta, ya que lo tienen más fácil y para ellos es algo cotidiano, pero existen casos donde muchos se quedan sin poder hacer algunas cosas, como, por ejemplo, bañarse en su piscina. Por ello, una de las soluciones más usadas son las grúas de piscina.

Cuando hablamos de piscinas, los usuarios con movilidad reducida cuentan con bastantes problemas. Las escaleras para entrar o salir no les sirven, sean del tipo que sean. Por ello, deben disponer de elevadores de piscinas o, si está en alto o es de tipo alberca, se opta por las grúas de piscina, que sortean estos obstáculos con facilidad.

A continuación, vamos a repasar algunas de las características, indicaciones y datos más relevante de las grúa de piscina:

Características más importantes de las grúas de piscina

Las grúas de piscinas están ideadas para hacer lo posible para que las personas con discapacidad o movilidad reducida puedan acceder a piscinas, albercas y spas, ya sea de forma autónoma o con ayuda. Para que funcionen llevan una batería que les hace disponer de la carga eléctrica correcta. Al adquirir uno de estos elevadores, debe fijarlo al suelo exterior junto al borde o al muro de la alberca en una superficie nivelada y con una consistencia notable. Si no tiene los conocimientos para hacerlo, debe contar con un instalador especializado.

Son resistentes al paso tiempo y al uso si se tratan adecuadamente. Además, cuenta con complementos que la preservan más, habiendo modelos que nunca necesitan un repuesto ni una reparación.

¿Cómo se lleva a cabo la instalación?

Las grúas de piscina llevan un procedimiento para fijarlo de forma correcta. De todas formas, en METALU, se ofrece la instalación o el contacto directo con uno de nuestros técnicos para orientarle y ayudarle en lo que necesite.

El ascensor acuático se coloca junto al borde, en una zona donde el suelo sea de hormigón o similar, pero que esté firme y estable. Una vez que la grúa de piscina está posicionada paralela al borde o fijada en la pared de la alberca, se marca con los taladros de la base y se colocan los mismos, insertando los espiches que se han suministrado. Hay que prestar especial atención a que la máquina se sitúa de forma que se puedan fijar todos los tornillos. Una vez completado, se puede poner en funcionamiento el elevador cuando se haya terminado de leer el manual, donde se le indican las pautas a seguir para un correcto y seguro uso.

Modo de empleo de las grúas de piscina

A la hora de usar las grúas de piscina existen dos vertientes. Una con giro eléctrico y otra con giro manual. Existiendo diferencias en cada una de las posibilidades a la hora de usarlo:

Giro eléctrico

Hay que acercarse al elevador por un lateral -da igual uno u otro-, coger el mando botonera de accionamiento y sentarse en la silla. Una vez sentado, se colocan los pies en el reposapiés y se pulsa el botón de elevación hasta liberar el muro. Posteriormente, se pulsa el botón de giro para colocarse sobre el agua y, después, el botón de bajada para acceder al vaso. Cuando ya esté dentro, se recoge la máquina pulsando el botón correspondiente.

Giro manual

Se comienza también acercándose por uno de los laterales, pudiendo ayudarse de una persona para que la máquina no gire mientras se coloca en el asiento. Se coge el mando y, una vez sentado con los pies colocados, se pulsa el botón de elevación para superar el obstáculo. Tras ello, llega la mayor diferencia. La persona que ayuda al usuario debe girar la grúa de piscina, situándolo sobre el agua. Una vez ahí, se le da al botón de bajada. Se recomienda no apoyarse en el reposapiés al bajarse, ya que puede sufrir daños si se carga demasiado peso. Para salir del agua, necesitará de una persona para que gire el elevador e invertir el proceso realizado al entrar.

Tipos de grúas de piscina

En METALU, como fabricantes, ofrecemos, además del mejor precio del mercado, un servicio totalmente personalizado fabricando grúas de piscina a medida para cada piscina. Dependiendo del tipo de piscina, se puede escoger entre varias opciones:

  • Grúa de piscina METALU 3000: Es la primera de la lista, la cual está diseñada para piscinas convencionales, ya sea con rebosadero perimetral o por skimmer. También, se puede usar para piscinas con escalón en la piedra de coronación de hasta 0,45 m de alto o poyete interior

 

  • Grúa de piscina METALU 3200: Parecida a la anterior, se diseñó para piscinas convencionales con pequeños obstáculos y para piscinas en alto (elevadas), colocándolo en la parte superior del muro de la piscina

 

  • Grúa de piscina METALU 3400: Yendo un poco más allá, encontramos este modelo para piscinas en alto (elevadas) con muro de hasta 1,40 m de alto. El anclaje va al suelo e incluye reposapiés, cinturón de seguridad y reposabrazos.

 

  • Grúa de piscina METALU 3800: Por último, este modelo es ideal para las piscinas en alto que tengan un muro de hasta 1,50 m de alto. El anclaje va al suelo y al muro de la piscina. También incluye reposapiés, cinturón de seguridad y reposabrazos.

 

  • Grúa de piscina METALU Turia: Estpeculiar modelo hidráulico está diseñado para las piscinas estilo alberca y cuenta con giro manual, fabricándose a medida si se solicita.

 

  • Grúa de piscina METALU Torvisca: Es parecido a METALU 3800, ya que está destinada para piscinas en alto (elevadas) con el anclaje al suelo y muro de la piscina, pero es hidráulica. Añade reposapiés, cinturón de seguridad y reposabrazos.